Twitter


Artículos
octubre 2018
L M X J V S D
« may    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Corre un bulo interesado, una esperanza truncada. Un sueño que es de todos, un caramelo envenenado. Suena hasta irresistible: ‘colegio en un año’. Escribo estas líneas a la hora del primer café. Apenas asoman las luces del alba y mi perro no me da más cuartel. Mientras preparo el desayuno, visualizo la receta del timo perfecto. Ese que proclaman algunos de que podremos tener colegio en un año en las instalaciones del ‘Luz de Yebes’ si entramos por el aro.

Los ingredientes básicos, de manual, son el engaño, la insidia y el patrimonio. El método se ajusta como un guante a las peculiares circunstancias de Yebes y está salpimentada de aliños emocionales. Suculento caldo de cultivo en un municipio que tiene la necesidad acuciante de escolarizar a más de medio millar de niños en feudo propio, alberga la esperanza de hallar una solución a corto plazo y detesta los daños colaterales de la pérdida de la oferta educativa, uno de sus atractivos primigenios.

Comprendo que haya vecinos con hijos preocupados por la situación. Sin ir más lejos, el que suscribe. Y que se aferren a un clavo ardiendo por tener educación a las puertas de casa. Caiga quien caiga. Terreno abonado para los que dejaron el municipio como un erial. O sea, el Partido Popular. Que se jacta de que puede hacerse en un santiamén. “¿Lo quéres?, lo tenés”, que diría el agorero vestido de tango. Es legítimo que las familias con prole saboreen y ‘compren’ la receta mágica de los cocineros de turno. Sin el menor recato y haciendo gala de una impericia supina, pretenden que el Ayuntamiento se quede con las instalaciones a medio construir del ‘Luz de Yebes’ para, en apenas nueve meses, tener un colegio para todos y hasta una Escuela Infantil.

La primera pata de esta estafa, el engaño, consiste en plantear dos variables en una ecuación tramposa para que los vecinos crean que hay que elegir entre dos opciones: o edificio multifuncional o rescate del colegio. Craso error. El Gobierno municipal no se decanta por uno en detrimento del otro. Nada tiene que ver la prudencia a la hora de recuperar la concesión administrativa con los planes para construir un edificio que destinará más del 80% de la superficie a servicios a la ciudadanía, entre otros, a la Escuela Infantil. De momento solo es eso, un proyecto.

La segunda piedra angular y acaso el sillar sobre el que se sustenta ese hilo argumental, el sí o el no del rescate, está en manos de la juez que instruye la liquidación del procedimiento concursal del colegio ‘Luz de Yebes’. Dice el Partido Popular y sus correligionarios que, al amparo de la ‘doctrina de los actos propios’, de la insidia, ese rescate apenas costaría 3’5 millones de euros a las arcas municipales. Solo para entrar por la puerta, que no es lo mismo que quedarnos con los derechos sobre la propiedad, el solar y la construcción a medias. Una soberana mentira. Porque ni el Gobierno municipal ni la oposición saben a ciencia cierta cuál es la estimación económica de ese usufructo. La decisión sobre la valoración del inventario de bienes le compete única y exclusivamente a la magistrada. Que deberá determinar la cantidad de euros para hacer el cálculo del valor de rescate. Las cifras que barajan los Administradores Concursales llegan hasta los 22 millones de euros. Y les aseguro que si el Ayuntamiento tuviera que hacer frente a la mitad de esa cantidad, dela que no dispone, estaría hipotecando el futuro de Yebes y Valdeluz y de sus vecinos para unos cuantos lustros.

La tercera y última pieza de este marrullero puzle es el patrimonio. Imaginemos por un momento que el rescate se lleva a efecto y nos quedamos con el colegio. Somos dueños de un flamante solar repleto de deshechos y un edificio a medio construir. ¿Qué hacer? La primera opción es ofrecérselo en bandeja de plata a la Junta de Comunidades. ¿Alguien se cree a estas alturas que una Administración que ha sido incapaz de arrimar el hombro para poner en marcha el Centro de Atención a la Infancia tiene intención de quedarse con un edificio a medias y una hipoteca de 24 millones de euros? La esperanza es lo último que se pierde. Pero no hay de qué preocuparse. Para nadar en las procelosas aguas de la maldita realidad ya está este equipo de Gobierno.

Ni por asomo el Gobierno de Mª Dolores de Cospedal tiene intención de entrar a ese trapo. Pero como somos tan ingenuos en esto de gobernar y nos creemos que todo el monte es orégano, hemos remitido sendas cartas a la Presidenta regional y al consejero de Educación para ponernos a sus pies y, de paso, hacerles la ola, si acceden a quedarse con el ‘Luz de Yebes’, como sugiere el sr. Vioque, y abrir un colegio público en el curso 2014/2015. Ni que decir tiene que estamos ansiosos ante la respuesta. ¡Qué digo!, convencidos de la bonhomía de unos gobernantes acostumbrados a pisotear ‘los actos propios’, lo mismo que hacen con el resto de sus promesas. ¿O todavía lo dudan?

Y si la Junta de Comunidades no acepta el regalo, ¿cuál es la alternativa? ¿Para qué habrá servido esquilmar los recursos económicos del Ayuntamiento? ¿Qué opinarían los vecinos si los vestigios de ese solar inacabado y su esqueleto póstumo perdurasen por los siglos de los siglos porque no fuimos capaces de esperar a la sentencia de la juez? ¿De verdad creen ustedes que abundan los inversores dispuestos a afrontar una hipoteca tan escandalosa como la que pende sobre la concesión e invertir una ristra de millones para terminar nuestro particular ‘Valle de los Reyes’?

Antes que concejal soy padre de familia. No en vano, mi hija fue una de las primeras alumnas de la clase de 3 años en el ‘Luz de Yebes’. Me apena tanto como a ustedes el cierre del colegio y anhelo tanto como ustedes que haya un centro público en nuestro municipio. Y cómo no, una Escuela Infantil. La diferencia estriba en que yo no creo en la palabra de quienes ahora vociferan por un rescate disparatado y tramposo. No confío en aquellos que condenaron a su suerte al municipio. Y me sorprende y exaspera por igual que haya quien se cree a pies juntillas ese discurso. El de los que nos engañaron, incluso a sus propios votantes. Que siguen estafando al país con sus recortes, sus sobres y sus mentiras. Habrá que recordarles a los amigos de la señora De Cospedal que este Ayuntamiento solicitó en su día la renovación del convenio de gratuidad. De aquello nunca más se supo.

Pues ya lo saben. Que tengamos un colegio público en poco más de nueve meses está en manos de la Junta de Comunidades y de su respuesta a nuestra petición. No sé a uds. pero a un servidor se le antoja una temeridad tener que volver a confiar en aquellos que ya engañaron una vez a los vecinos al crear un problema jurídico de primera magnitud donde no lo había con la aprobación de una concesión para un colegio privado concertado. Lo que aún no sabemos es si en aquella decisión, el Partido popular y todos aquellos que muñeron la aprobación de semejante disparate, se apropiaron de algo más que de la voluntad del Pleno. Con estos, ni a la vuelta de la esquina.

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.