Twitter


Artículos
diciembre 2018
L M X J V S D
« may    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Soy un habitual de los plenos municipales de Yebes desde 2008. En las antiguas oficinas del pueblo, escalera arriba, enel ático del edificio de la biblioteca. Por aquel entonces era un vecino más. Si a alguien he visto en las sesiones celebradas hasta junio de 2011 ha sido a varios compañeros del PSOE de Yebes. A nadie más. Recuerdo como si fuera ayer que un mes antes de las elecciones por allí se dejaron caer los señores Vioque y Yuste. Me sorprendió. No por esperado, que por insólito.

Lo más sorprendente de los plenos que convocaba el Partido Popular de Yebes eran las horas intempestivas de las convocatorias. A eso de las ocho y media de la mañana o media hora después. Y la diligente brevedad de aquellas sesiones. Más que concisas eran fugaces. Ni media hora, mire usted. No es difícil imaginar el exiguo trabajo normativo que requería ese suspiro. No en vano, los asuntos del Orden del Día se contaban con los dedos de una mano y en la mayoría de los casos sobraban apéndices. No era de extrañar el inmenso vacío de servicios, prestaciones e ideas con que nos topamos al llegar. De aquellos polvos, estos lodos.

Desde que el PSOE de Yebes arribó al Gobierno municipal, hace poco más de año y medio, se han celebrado dieciocho plenos. Cada sesión con una media de diez a 15 asuntos a tratar. La actividad normativa, la gestión administrativa y el ritmo que le hemos puesto a la res publica ha sido muy intenso. Y lo sigue siendo. Para la posteridad han quedado aquellos sainetes del visto y no visto a los que tan aficionado era el PP.

Una de las tendencias que pusimos patas arriba nada más aterrizar fue el horario de los Plenos,que pasaron a celebrarse por las tardes. Hasta un total de doce. Más del 66% de los que han tenido lugar hasta la fecha. Convocados a las cinco o seis, con una duración media de dos horas y media a tres. Los profusos debates alargan las sesiones sin dilación, lo que complica conciliar estas citas con las respectivas tareas vecinales.

En nuestro programa electoral está la celebración de los Plenos en horario vespertino. Y lo cumplimos, durante doce plenos. Entonces no imaginábamos que en un Ayuntamiento que el PP dejó como un erial estaba todo por hacer. Urbanismo, cultura, servicios y equipamientos. Una ingente carga de trabajo que convertía cada sesión plenaria en un maratón de asuntos. La inusual duración nos forzó a ajustar la hora de inicio a las cinco o seis de la tarde. Había que terminar a una hora razonable para cualquier vecino.

Ya sea por obligación o devoción, acudir a un pleno es un esfuerzo suplementario para cualquiera. Compatibilizar el horario de trabajo con las obligaciones familiares y domésticas hace difícil afrontar cualquier actividad o afición extra. Se llamen clases, deporte, amigos o… acudir a un pleno municipal. Tras los plenos que presencié con el PP en el poder, sin gestión ni oposición, sin público ni comunicación entre el propio equipo de gobierno, tenía claro que debíamos cambiar ese patrón viciado, típico de un cortijo familiar.

Hoy hay mucho votante del PP que reclama plenos por la tarde, ¿por qué no antes, cuando gobernaban? Es curioso que ahora todos esos fantasmas que nunca han acudido, que nunca les ha importado lo que en pleno se decidía, ahora, reclaman  con fuerza, en defensa de la ley y la ética los plenos vespertinos. Tras doce sesiones plenarias celebradas por la tarde advierto más fantasmas que  públicoen mis recuerdos de esas sesiones interminables.  Tras doce plenos por la tarde me consta que ha asistido más público en la última etapa en los seis plenos de mañana. Fíjense que hasta celebramos un pleno en Valdeluz, nos gustaba la idea porque pensábamos que se acercaba verdaderamente la convocatoria a los vecinos. Ni aún así, unos pocos vecinos  testimoniaron que la política es algo a criticar desde la barrera pero no a compartir, al menos en persona.

Lo más gracioso de los fantasmas y asimilados del PP es que ahora me hacen publicidad gratis y repiten el video de Youtube con mis declaraciones al respecto en la anterior campaña electoral, gracias, su repetición me promociona, pero ellos no lo saben. Claro, tampoco aclaran que ha habido doce plenos por la tarde. Incapaces de pelear por la educación, por los autobuses, por el comercio o por su municipio, se enrocan en pedir plenos por la tarde, como si fueran a ir. Confían en que nadie vaya a los plenos, que ya están ellos para contar su versión, sesgada e incompleta.

Doce plenos por la tarde y doscientos veinte fantasmas de media, el aforo del salón de plenos, que acompañan desde un nivel subatómico e incorpóreo los avances en servicios que el PSOE  y el actual gobierno impulsa y apoya, en todas las áreas de acción municipal en contra de una oposición desarbolada, sin ideas y sospechosa de utilizar datos personales, de los concejales y de los vecinos, en beneficio propio, estilo Montoro, la rastrera marca de la casa PP.

Ahora hacemos los plenos por la mañana. Los concejales no adscritos aducen razones profesionales para no asistir. Una mentira burda y de patas cortas, como su pretendida representatividad o su inexistente labor como concejales.

Un pleno trimestral, como hacemos ahora, permite, a quien realmente está interesado, acudir a la cita. Por qué que antes no. Me gustaría cambiar fantasmas arrinconados en el 2.0 por  vecinos implicados, cuanto más se acerquen a ver la realidad menos manipulables serán. Abundaremos en las herramientas necesarias para que los vecinos interesados conozcan y pregunten. Transparencia ya la tenemos, ahora se graban y se pueden ver ¿y antes con el PP? , no, ya les digo yo que no.  De hecho, si cualquiera tiene una pregunta para el pleno puede enviarla al Grupo Municipal Socialista que la trasladaremos al pleno.

Queremos ciudadanos implicados en la acción, además de en la crítica. Este país está instalado en la barrera y ciertamente extraña la complacencia de tanto defensor barato del pleno ajeno ante los desmanes que el PP perpetra contra todos nosotros. Cuando la Junta elimina autobuses o no construye un colegio público nadie se queja, que curioso. El PP ya ha demostrado de que es capaz, en Yebes y en España. Nadie debería olvidar el abandono en que  estaba Yebes y Valdeluz en 2011 y como está ahora, nada que ver.

Volveremos a tener plenos por la tarde, o a lo mejor el sábado, no todos concilian a la misma hora.   Queremos volver a celebrar  plenos  por la tarde, para los ciudadanos, sin fantasmas por favor.

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.