Twitter


Artículos
septiembre 2018
L M X J V S D
« may    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

He querido esperar un tiempo prudencial para valorar con conocimiento de causa el estreno de la consulta de Pediatría en Valdeluz. Transcurridas dos semanas, la impresión es favorable. Decenas de familias han confiado ya en la facultativa que atiende este servicio, una profesional de Atención Primaria con años de práctica contrastada en las urgencias pediátricas del Centro de Salud y Punto de Atención Continuada de Manantiales en Guadalajara. De hecho, muchas madres y padres la han reconocido a las primeras de cambio porque atendió a sus hijos en aquellas circunstancias. El primer efecto ha sido la agilización de la consulta de Medicina Familiar, que registraba imponderables retrasos en las citas y a la que acudía la población infantil en primera instancia.

Un servicio que ha sido acogido con agrado por la mayoría de la población. Aunque siempre hay quien se empeña en nadar a contracorriente. Que prefiere contaminar la noticia porque donde esté el ruido que se quite el aplauso. Ya saben: cuanto peor, mejor. Y si hay que restarle méritos a la experiencia, capacidad y conocimientos de la responsable del servicio, pues se hace. Todo con tal de servir a sus sórdidos intereses partidistas. Cuatro días antes de abrirse la consulta, el Partido Popular de Yebes salía a la palestra para minusvalorar sus facultades porque es una mera médico de familia. ¡Qué más da que lleve años trabajando en urgencias pediátricas! Estos son de los que no permiten que la realidad les estropee un titular.

Desde el Ayuntamiento se informó a los vecinos por carta y desde los canales habituales de comunicación que la Consejería de Sanidad nos había confirmado la inminente incorporación de un servicio de Pediatría al consultorio de Valdeluz. Que sería impartido por una doctora que, es verdad, no tiene la categoría de especialista. Pero a cambio acumula una dilatada trayectoria en este terreno. Esto no es ninguna anomalía. Sucede en multitud de centros de salud. Porque en este país faltan pediatras y ese servicio se cubre con facultativos de Atención Primaria. En internet pueden encontrar abundante, puntual y exhaustiva información al respecto. ¿Creen ustedes que el PP era ajeno a esta circunstancia? Yo tampoco.

De no tener nada a disponer de una consulta atendida por una profesional de capacidad incuestionable media un abismo. Así lo hemos entendido nosotros y una mayoría de vecinos. Hay que ser muy miserable e indecente para comparar a esta doctora competente con un despacho de medicamentos, como ha hecho el PP de Yebes. Porque a estos señores de la oposición les incomoda todo lo que en este municipio suena a avance y progreso. Que cada día que pasa dispongamos de más y mejores servicios y equipamientos. Les molesta que los alumnos de nuestro colegio público practiquen el golf. Que los vecinos tengan más autobuses para ir y venir a la capital. Que el número de escuelas deportivas municipales y de beneficiarios del polideportivo aumenten cada mes. O que el censo de población se encamine de forma imparable hacia los 4.000 habitantes, el doble de los que había hace solo seis años.

Días atrás y en compañía de Jesús Fernández Sanz, consejero de Sanidad, y de Alberto Rojo, delegado provincial de la Junta de Comunidades en Guadalajara, tuvimos la oportunidad de dar la bienvenida a la doctora en su lugar de trabajo. Que es lo que se suele hacer en estos casos. Esa visita de cortesía le ha molestado sobremanera al Partido Popular de Yebes. Para acusarnos de utilizar a esta profesional para salir en la foto. Ya ven, ellos que la habían denigrado antes de que echase pie a tierra. En lo que no yerra el PP es que, efectivamente, estos servicios se crean con los impuestos de todos. Pero los populares olvidan que para ponerlos a disposición de los ciudadanos hace falta la necesaria voluntad política. La misma que les faltó a ellos durante el mandato de la señora Cospedal para habilitar el consultorio médico de Yebes, abrir el colegio público o poner más autobuses. Por eso, en aquellos cuatro años de aciago recuerdo no pisó por Yebes y Valdeluz ni un solo consejero de su Gobierno. No hubo nada que celebrar. Ni un mísero euro que repartir aquí.

Y como son maestros en el arte de falsear la realidad, acusan a mi compañera Aurora Herranz, concejala de Bienestar Social, Familia e Infancia, de decir a las madres y padres que esta médico es pediatra. Eso es literalmente ¡¡MENTIRA!! No esperamos que le pidan disculpas porque esta gente no tiene ni dignidad ni recato. Ni ustedes ni yo vamos a cambiarles. Ellos siempre encuentran la manera de esparcir su negatividad infectando a los demás, creando mal ambiente o arruinando el momento. Forman un grupúsculo capaz de desafiar la lógica de las relaciones personales. Que hasta son felices provocando un impacto negativo entre los vecinos. Sembrando el caos para llegar a la fibra sensible de las personas de bien. No esperen nada de ellos. Quienes protagonizan estos comportamientos infames tienen un término que les define: GENTE TÓXICA. Para evitar ese contagio, solo pueden hacer dos cosas: evitarles o enfrentarse a ellos. Yo les recomiendo la primera. Serán más felices.

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.