Twitter


Artículos
mayo 2018
L M X J V S D
« mar    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Hay días en los que te despiertas con la sensación de que ya has vivido antes lo que está pasando ahora. Si, igual que en la película ‘El día de la marmota’. Pero sin roedor ni Bill Murray. Algo parecido me pasó al enterarme de que al Partido Popular de Yebes le seguían dimitiendo concejales. En este caso, la señora Lourdes Isorna. Debe ser algún tipo de maldición. Señoras y señores del PP, ¿están ustedes seguros que no han atropellado a ninguna zíngara de un tiempo a esta parte? Como en ‘Maleficio’ de Stephen King, donde un viejo gitano, jefe de la tribu y padre de la finada, sorprende al protagonista a la salida del juzgado y, tocándole la cara, pronuncia la frase maléfica “más delgado”.

Así se están quedando ustedes, cada día que pasa más delgados de ediles y con menos pátina de credibilidad. Quizá coincidan conmigo en que tanto concejal de quita y pon ya empieza a oler. Porque, vamos a ver, yo puedo entender que el tiempo de cada cual es limitado y que las obligaciones diarias son muchas. Pero, ¿eso no vale para siempre? ¿Eso no suponía un obstáculo antes de las elecciones y ahora resulta que si que lo es? ¿Qué me he perdido en estos siete meses?

El compromiso de formar parte de una lista electoral es voluntario. A esto no se obliga a nadie. Y si se hace, mal asunto. Uno tiene que ser plenamente consciente de las circunstancias. Y si esas no te permiten cumplir con las obligaciones del cargo para el que te han elegido tus vecinos, pues no te presentas. Fácil, ¿verdad? Casi que de Perogrullo. Una candidatura se hace con las personas que sabes van a cumplir con esa premisa. Que están dispuestas a dedicar tiempo y esfuerzo a una tarea que, las más de las veces, es ingrata. Y eso es igual de válido si la voluntad de tus vecinos y los resultados te deparan estar en el Gobierno o en la oposición. Hay que estar a las duras y a las maduras.

Meter en una lista a personas solo para que luzcan está mal. Hacerlo para que si se gobierna se queden y, en caso contrario, den la espantada está aún peor. Y es que ya van dos; el primero, el cabeza de lista. Que ni llegó a tomar posesión de su acta de concejal. Mal. Y ahora otro miembro de la lista, mal también. Me da igual la excusa que se ponga. Lo cierto es que la fórmula que parece aplican estos señores y señoras del PP de Yebes es simple.  A saber: si gobierno me quedo, si no me piro que en la oposición hace mucho frio. Menos mal que no son todos, siempre quedan los que, cual irreductibles galos, resisten. Mi enhorabuena y agradecimiento a ese par de ellos.

Figurar en una lista para que, si no accedes al Gobierno, te marches es hacer trampas. Es hacerle trampas a tu partido, pero más grave aún, es hacerles trampas a tus votantes y vecinos. Porque no nos engañemos, en los pueblos pequeños como el nuestro no se vota tanto a las siglas como a las personas. Y se vota respetando el orden de las personas que conforman la lista. Si los cambias ya no es lo mismo. Ya la cosa es distinta.

Dicho esto, también añadiré que vaya puntería la de los votantes del PP, que me merecen el máximo respeto, por supuesto. Le dan su voto para alcalde a un señor que casi antes de acabar el recuento ya había dimitido. Y ahora más dimisiones. Tomen buena nota los votantes: la primera vez te engañan, las siguientes te engañas tú solo. Y se podrá argumentar que allá cada uno con el uso que hace de sus sufragios. Razón no les falta tampoco. Pero en todo este tema hay algo que no me parece bien. Me explico.

El lugar de la recién dimitida señora Isorna debería haberlo ocupado el siguiente en la lista. Es decir, Aurelio Sánchez Nicolás. Hombre del PP de toda la vida y alcalde durante más de veinte años que ha sido del municipio. No va a ser así. Parece ser que, según se comenta en los mentideros de la villa, su renuncia al cargo de concejal no fue todo lo voluntaria que debería haber sido. Algo habrá tenido que ver con eso quien renunció a su acta cuando no pudo ser alcalde. Curioso sin duda.

No sé si Aurelio estaba dispuesto a tomar posesión o no, pero sí sé que el disgusto se lo ha llevado. Y me duele. Me duele porque conozco a Aurelio y sé de su compromiso para con el pueblo. Siempre está ahí para decirte lo que va mal y lo que necesita un arreglo. De buenas maneras y modos. Echando una mano sin mirar colores. Un tipo cabal. Creo sinceramente que el Partido Popular desaprovecha un activo muy valioso. Probablemente no haya quien conozca mejor el municipio. En el PP de Yebes fijo que no.

No sé las causas que habrán motivado esa decisión, pero sinceramente me parece un error. Aurelio atesora más política, y qué decir de la experiencia, en el tacón de un zapato que todo el PP de Yebes juntos. En fin, tal vez no les habrá parecido lo suficientemente fashion. Allá ellos con sus decisiones. Y puesto que sé también que no le gusta nada eso de verse en los papeles ni aunque sea para que le alaben, mejor me callo.

Todo ello dicho sin querer desmerecer en absoluto al siguiente en la lista y que espero acepte el nombramiento, Aarón Mena, a quien le deseo lo mejor en esta labor que tiene por delante. Por el bien de todos espero que este PP de Yebes de nuestras entretelas se asiente de una vez y que con esta nueva incorporación que es Aaron, se aporte algo de cordura y sentido a la tan necesaria labor de oposición. De las crisis a veces se sale fortalecido. Espero que sea el caso.

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.